Vagina blanca y ansiosa come morcilla bien negra



La madurita está caliente como una perra y se le antoja una buena polla negra para desayunar, para eso se ha fijado en el nuevo chico del barrio, un negrazo fortachón que promete ser el mejor amante, se le marca el pantalón con una polla grande y la milf ya se ha fijado por lo que está loca por catar esa morcilla enorme y negra, cuando invita al hombre a su casa, ella ya está preparada con un vestido sexy y sin bragas, quiere provocar al negrito para que se la cepille lo antes posible, ella enseguida se le echa encima como una pantera y le come el nabo como si no hubiera un mañana, esto provoca que el chico se empalme y deje ver su pene en su máxima expresión, es impresionantemente monumental, y la mujer está loquita por ser atravesada por ese extraordinario cipote, así que el negrazo comienza a machacarla por la vagina hasta que la mujer entre placer y dolor se viene enterita.